La adolescencia

Durante el mes de febrero en 123pormi dirigimos el foco hacia el mundo del adolescente, para ello hemos considerado importante determinar de cuánta población estamos hablando a nivel mundial, la (ONU) refiere que en la actualidad hay 1.200 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, el 16% de la población mundial;  se estima que para el año 2.030 la cantidad de jóvenes habrán aumentado en un 7% llegando casi a 1.300 millones, siendo esta una población significativa para querer encaminarnos y adentrarnos al nutrido y enriquecedor mundo del adolescente.   En una primera instancia veremos estadísticas, definiciones de las Organizaciones a nivel mundial y que para ellos son de su resorte, información relevante para tener una comprensión de la magnitud e importancia del tema y el cual atañe a toda la humanidad.

La real academia de la lengua española (Española, 2020) define como adolescencia al período de la vida humana que sigue a la niñez y precede a la juventud. 

La  (OMS)  define la adolescencia como el período de crecimiento y desarrollo humano que se producen después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y 19 años, se trata de una de las etapas de transición más importantes de la vida del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios, superado únicamente al que experimentan los lactantes, esta fase de crecimiento y desarrollo viene condicionada por diversos procesos biológicos.  El comienzo de la pubertad marca el pasaje de la niñez a la adolescencia, igualmente refieren que la adolescencia es un periodo de preparación para la edad adulta durante el cual se producen varias experiencias de desarrollo de suma importancia.  Más allá de la maduración física y sexual esas experiencias incluyen la transición hacia la independencia social y económica, el desarrollo de la identidad, la adquisición de las aptitudes necesarias para establecer relaciones de adulto, asumir las funciones adultas y la capacidad de razonamiento abstracto.  Refiriendo lo anterior, que ser adolescente no solo es un cambio frente a lo físico, sino también viene inmerso los cambios psicológicos, emocionales, sociales, es esa etapa que recoge los aprendizajes durante la infancia y que prepara para la vida adulta. 

La  (Unicef.org) nos da un panorama general donde dice que casi la mitad de la población del mundo, unos 3.000 millones de personas, tiene menos de 25 años.  Entre la población total de adolescentes, 1.300 millones se encuentran en los países en desarrollo y más de 500 millones son niñas adolescentes. Agrega, además, la adolescencia es un período de transición entre la infancia y la edad adulta y, por motivos de análisis, puede segmentarse en tres etapas:  adolescencia temprana (10 a 13 años de edad), mediana (14 a 16 años) y tardía (17-19 años).  Además, añaden es una época muy importante en la vida debido a que las experiencias, conocimientos y aptitudes que se adquieren en ellas tienen implicaciones importantes para las oportunidades del individuo en la edad adulta.  UNICEF concede una especial importancia a la tarea de llegar a los adolescentes en mayor situación de desventaja y marginación mediante la protección de sus derechos en todo tipo de situaciones, entre ellas los conflictos, la etapa que transcurre después de los conflictos y emergencias. 

(Infancia, 2002) La adolescencia es una de las fases de la vida más fascinantes y quizás más complejas, una época en que la gente joven asume nuevas responsabilidades y experimenta una sensación de independencia.  Los jóvenes buscan su identidad, aprenden a poner en práctica valores aprendidos en su primera infancia y desarrollar habilidades que les permitan convertirse en adultos atentos y responsables.  Cuando los adolescentes reciben el apoyo y el aliento de los adultos, se desarrollan de formas inimaginables convirtiéndose en miembros plenos de sus familias y comunidades y dispuestos a contribuir.  Llenos de energía, curiosidad y de un espíritu que no se extingue fácilmente, los jóvenes tienen en sus manos las capacidades de cambiar los modelos de conductas sociales negativos y romper con el ciclo de la violencia y la discriminación que se transmite de generación en generación.  Con su creatividad, energía y entusiasmo, los jóvenes pueden cambiar el mundo de forma impresionante, logrando que sea un lugar mejor, no sólo para ellos mismos sino también para todos.

Conforme a las revisiones anteriores inferimos que es un tema poco debatido y discordante, lo que ha hecho que no se precisen conceptualizaciones e incluso en la cronología de inicio y terminación de la adolescencia, generando un prisma de dilemas en torno al tema lo que hace que se dificulte o se causen ciertas confusiones, no significa lo anterior que no podamos tener argumentos diferentes porque sabemos que no existen verdades absolutas, acá el punto en discusión es que se ocasionan incertidumbres e incluso temores en muchas ocasiones al “cotidiano” de la población, que necesita conocer, investigar y porque no resolver dificultades que se presentan en sus familias con respecto a sus hijos adolescentes,  es importante que las Instituciones competentes empiecen a trabajar en equipo y no de forma aislada en dicho contenido para poder precisar o intentar ser lo más asertivos posible.  Además, nos permite dejar de clasificar la adolescencia en categorías como “etapa difícil”, “rebeldía”, “incomprensión”, “anormatividad”, “desafiantes”, “rebeldes”, entre muchas otras.

En 123pormi consideramos esta una etapa interesante, apasionante, creadora, productiva e incluso retadora para investigar, comprender y analizar, nos invita a verla como un momento del desarrollo humano, significando esto que debemos mirarla de forma equiparable a las demás etapas o procesos.

Pues bien, continuando con el objetivo de este documento seguiremos revisando estados de arte sobre adolescencia, pero no sin antes indicarles que más adelante discutiremos frente al tema.

Diferentes áreas como la antropología, psicología, biología del desarrollo, sociología e historia   han realizado aportes sobre el tema, pero ninguno ha sido determinante.  Refiere Humberto Acosta que existen diversos saberes, disciplinas, e incluso disimiles entre sí.  Acosta (M) define la adolescencia como el proceso de definición social y psicológica del sujeto, esta es vista como una etapa donde no se puede ubicar a la persona ni en la niñez, ni es la adultez.  Con lo anterior, podría considerarse que la etapa de la adolescencia debe ser tratada como un proceso de desarrollo normal del curso de vida de los seres humanos, cuando se mira al adolescente en un estado donde no es ni lo uno (niñez), ni lo otro (adultez) se está desconociendo el proceso de desarrollo evolutivo del individuo en sí, y es en este punto donde se  le niega su propio lugar, generándose brechas conceptuales, menoscabando toda posibilidad de brindarle un curso propio, tranquilo, saludable y comprensible.

Debemos buscar criterios de valoración para cada una de las etapas, obviamente reconociendo que cada una tiene diferencias estructurales y funcionales, sin juzgar solo a la adolescencia como una etapa crítica, ya que sería marcar de entrada como “dispareja” con respecto a las demás que también tienen sus propias incomprensiones, desventajas, y ventajas, por tanto, las etapas no deben ser revisadas de forma aislada o fraccionada una de la otra, ya que cada una se engrana para convertirse en un todo, pues todo está relacionado e interconectado.  Pero bien, retomando nuevamente el objetivo de este escrito y revisando los estados de arte que se encuentran frente al tema, continuaremos ilustrando los diferentes conceptos sobre los que hoy nos atañe.

Concluye Acosta que un adolescente no puede ser otra cosa que eso; un adolescente no es un niño, ni un adulto, y por lo mismo tiene sus propias necesidades y expectativas frente a su mundo y futuro que cada vez es más incierto para él.

(Lutte) indica que la adolescencia es el tiempo de descubrirse a sí mismo, a los otros, al mundo entero.  Se produce una explosión cognoscitiva y los horizontes intelectuales se amplían hasta los límites del universo; caracterizándose por una necesidad intensa de autonomía, con los conflictos con los padres, por crisis, preocupaciones e inseguridades, dudas sobre la propia identidad.  Concluye que la noción de adolescencia como preparación para la edad adulta, es criticable, pues los estudios sobre el ciclo vital han probado que los desarrollos de la personalidad se realizan durante toda la vida y no se detiene al final de la adolescencia, como manifiesta no sólo este autor sino otros teóricos.

(Pérez & Santiago) La adolescencia es una etapa entre la niñez y la edad adulta, que cronológicamente se inicia por los cambios puberales y que se caracteriza por profundas transformaciones biológicas, psicológicas y sociales muchas de ellas generadoras de crisis, conflictos y contradicciones, pero esencialmente positivos.  No es solamente un período de adaptación a los cambios corporales, sino una fase de grandes determinaciones hacia una mayor independencia psicológica y social.  Nos dejan claro que es una etapa como las demás etapas que traen consigo cambios biológicos importantes y determinantes para el ser humanos, así como en cada etapa se presentan cambios psicológicos y sociales del individuo, siendo los procesos del ser humano una continua y creciente espiral hasta el final de sus días.

(Espinosa) reseña la adolescencia como un período especial de desarrollo del crecimiento en la vida de cada individuo.  Es una fase de transición entre un estadio, el infantil para culminar en el adulto.  Se trata de una etapa de elaboración de la identidad definitiva de cada sujeto que se plasmará en su individuación adulta.  Todo ello supone un trabajo mental, lento y lleno de dificultades, que hacen de la adolescencia un episodio del que casi todo el mundo se avergüenza, se relega al olvido.  Esta labor se manifestará en un conjunto de complejos sintomáticos que resumen las luchas y en ocasiones violentos esfuerzos por resolver los retos que plantea el crecimiento y poder alcanzar el estadio adulto.

Todas las etapas de la vida traen consigo un sinnúmero de situaciones y aprendizajes, pretender solamente adjudicar a una etapa las dificultades o complejidades de la vida es menoscabar un espacio importante y fundamental para los seres humanos.  Por eso los invitamos durante este mes a conocer ciertas dinámicas y familiarizarnos de forma tranquila en un momento inevitable en la vida de todos, LA ADOLESCENCIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s