La importancia del ciclo menstrual

El ciclo menstrual típico dura 28 días; sin embargo, cada mujer es diferente. Además, la duración del ciclo menstrual de una mujer puede variar de mes a mes. Tus períodos menstruales aún son «regulares» si generalmente vienen cada 24 a 38 días. Esto quiere decir que el tiempo transcurrido desde el primer día de tu último período menstrual hasta el comienzo de tu próximo período es de al menos 24 días pero no más de 38 días. El período menstrual de algunas mujeres es tan regular que pueden predecir el día y la hora en que su período menstrual comenzará. Otras mujeres son regulares pero solo pueden predecir el comienzo de su período menstrual unos días antes. 

RECUERDA

La educación menstrual es fundamental para que las niñas y mujeres conozcan su propio cuerpo y sepan qué es lo que les está ocurriendo antes de que tengan su primera regla.

Mejorar la higiene menstrual puede tener un efecto notable en las mujeres y las niñas, ya que puede contribuir a desbloquear el progreso en materia de salud, educación e igualdad de género. hay muchas niñas y mujeres que no se pueden permitir comprar compresas o tejidos higiénicos y, a menudo, deben utilizar materiales poco salubres como periódicos, que pueden causar infecciones. En algunos casos, cuentan con tejidos adecuados pero no con los medios para mantenerlos lo suficientemente limpios para reutilizarlos. Es claro que hace falta apoyo y recursos frente a este tema, a pesar de evolucionar en otros aspectos como la tecnología, debemos mejorar en nuestros recursos menstruales para personas que no tienen recursos suficientes, al igual que mejorar la educación menstrual en escuelas y colegios.

Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

Cambios que trae la primera menstruación

La pubertad es el periodo de la vida en el que se produce la transición desde la infancia a la vida adulta. En este periodo se producen cambios que afectan a todos los órganos y estructuras corporales, pero lo más llamativo es el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios debidos al aumento de la concentración de hormonas sexuales. Al final de la pubertad, el cuerpo alcanza su forma y tamaño definitivos.

Los cambios físicos que ocurren durante la pubertad, van acompañados de una maduración cerebral y de cambios psíquicos que desembocan en la adquisición de la personalidad adulta. El periodo de cambios psicológicos es más prolongado que el de los cambios físicos de la pubertad y se denomina adolescencia. Algunos cambios físicos que ocurren al pasar por la primera menstruación son:

  1. El desarrollo de las mamas en las niñas suele ser el primer cambio puberal.
  2. Seguido inmediatamente por la aparición de vello púbico y axilar.
  3. Olor corporal, cambios en la piel y acné.
  4. Aumento de vello facial y corporal.
  5. Aumento ocasional en la estatura.

Durante la menstruación, los músculos del útero se contraen (se aprietan) para ayudar al cuerpo a eliminar el revestimiento del endometrio. Esto puede resultar bastante incómodo para ciertas mujeres. Este tipo de malestar se llama dolores menstruales. Los dolores menstruales pueden aliviarse mediante el ejercicio liviano, un baño tibio, o una almohadilla que produzca calor. Hay ciertos medicamentos que pueden aliviar el dolor, pero lo más indicado es consultar con el médico.

Photo by Viktoria Slowikowska on Pexels.com

Artículos de higiene íntima

Para tu comodidad, existe una amplia gama de productos en diversas presentaciones que te ayudarán a mantener una correcta higiene íntima durante la regla. A continuación te contamos sobre ellos.

  1. Toallas higiénicas: Durante la menstruación, es recomendable utilizar toallas higiénicas para absorber el sangrado. Son compresas absorbentes que se fijan a la ropa interior con un adhesivo. Las puedes encontrar con diferentes grados de absorción y en los más diversos formatos. Algunas tienen canales que dirigen la humedad a lo largo de la compresa. Otras incorporan un gel que atrapa los líquidos y los gelatiniza. Con alas para ajustarlas a tu ropa interior o sin ellas. Escoge la que más se adapte a tu flujo menstrual y con la que te sientas más cómoda. También encontrarás protectores de uso diario. Son pequeñas compresas, muy delgadas, que se usan para los días de flujo menstrual escaso o entre periodos menstruales para absorber el flujo vaginal. Puedes encontrar también compresas y protectores de tela ecológica. Son reutilizables y biodegradables y no llevan productos absorbentes, químicos ni perfumes.
  2. Tampones: Otro de los productos más habituales y que te puede resultar muy cómodo durante la menstruación son los tampones. Se trata de cilindros elaborados con fibras comprimidas de algodón que absorben el flujo dentro de la vagina. Por tanto, ofrecen mayor seguridad que las compresas a la hora de evitar posibles fugas. Los puedes encontrar en diferentes tamaños, con diversos grados de absorción y con o sin aplicador. Una alternativa muy cómoda que permite total libertad de movimientos y que te asegura una total discreción bajo la ropa. Siempre debes escoger el tampón de menor capacidad de absorción en función de tu flujo menstrual y recuerda cambiarlo siempre antes de 6 horas.
  3. Copa menstrual: La copa menstrual es un recipiente con forma de embudo que se coloca dentro de la vagina durante los días de la regla para recoger el flujo menstrual. Una vez colocada, se adapta a la perfección a las paredes vaginales, por lo que ningún movimiento puede hacer que se derrame. Puede permanecer introducida hasta 12 horas, dependiendo de la cantidad de flujo. Incluso puede ser usada durante la noche. Una buena alternativa al uso continuado de compresas y tampones, ya que se reduce a un único producto que puedes utilizar durante toda la menstruación.
  4. Ropa interior absorbente: También puede encontrar en el mercado como calzones menstruales, que puedes usar solas o como complemento de la copa o del tampón en los días de mayor sangrado. Absorben la sangre y el flujo vaginal gracias a las capas de su tejido, de algodón en contacto con la piel y de poliéster en el interior. Son muy cómodas, antibacterianas y transpirables, por lo que, además neutralizan el olor. Después de su uso, las puedes lavar en la lavadora y volverlas a utilizar las veces que quieras.
Photo by Nataliya Vaitkevich on Pexels.com

Buenos de habitos de higiene en la menstruación

Cada niña debe encontrar las prácticas de higiene menstrual que más se adapten a sus preferencias, siempre y cuando sean adecuadas y seguras. Estas deben garantizar su salud, pero sin limitar su vida cotidiana. La regla no es ninguna enfermedad, sino un proceso totalmente natural que representa un buen estado de salud y un desarrollo físico adecuado. Por ello, no debe impedir nunca el transcurso normal de la vida diaria. Básicamente, una buena higiene íntima implica un aseo personal frecuente y el uso de productos y artículos que no dañen la salud.

  1. Lávate pero no de forma excesiva: Normalmente, la ducha diaria es suficiente para mantener tu cuerpo limpio y evitar malos olores. Sin embargo, durante los días de la regla es preciso ser un poco más cuidadosas con la higiene. Aumenta la frecuencia a dos veces al día.
  2. Utiliza agua tibia y jabón neutro: Evita el uso de jabones y lociones que no sean específicos para la zona íntima, ya que estos pueden irritar tu piel, destruir la zona vaginal y, por tanto, propiciar alguna infección. Los jabones perfumados también deben evitarse, ya que pueden causar irritaciones y dermatitis en la zona.
  3. Cambia tu protector menstrual constantemente: Cuando estés con la menstruación, no retrases el momento de cambiar el tampón o la toalla higiénica demasiado tiempo. Aunque la sangre que fluye al exterior es limpia, es necesario cambiarse varias veces al día. Lo recomendable es que te cambies cada 4 o 6 horas, en función del volumen de tu flujo. Si tu sangrado es abundante, tendrás que cambiarte más a menudo.

Photo by Sora Shimazaki on Pexels.com

¿Qué es la educación menstrual?

La educación menstrual comprende los aprendizajes necesarios para gestionar la menstruación desde una condición natural y empoderante, desprovista de los juicios sociales sobre el cuerpo y el rol del género femenino, priorizando el cuidado de la salud física y mental a través del conocimiento del ciclo y cómo afecta individualmente a cada persona.

La edad habitual para la primera menstruación en la actualidad suele ser a los 12 años, pero también se puede adelantar incluso a los 8. Cuanto antes hablemos con nuestras hijas y nuestros hijos sobre la menstruación, más pronto estarán preparados y se evitarán situaciones incómodas como el desconocimiento o la sorpresa. No solo debemos hablar con las niñas, los niños también deben saber lo que es y cómo afecta a sus hermanas, amigas, compañeras.

De igual manera, es muy importante que enseñemos a nuestras hijas a desarrollar unos buenos hábitos de higiene íntima, especialmente durante los días de su menstruación, cuando existe un mayor riesgo de contraer infecciones. Esto es así porque la mucosidad que suele bloquear el cuello del útero se abre para facilitar que la sangre sea expulsada, permitiendo, así, la entrada de bacterias.

La menstruación es una etapa en la vida de la mujeres normal y natural, por esta razón debemos hablar de ella sin tabues con nuestras hijas, ayudarles y responder cualquier duda que puedan tener. Hablarlo a una edad temprana ayuda a la comprensión de un ciclo en la vida de las mujeres, tener la oportunidad de preparar a nuestras hijas de lo que va a ocurrir y que debemos hacer durante estos días del mes.

Photo by Sora Shimazaki on Pexels.com