Canicas

¡Auuuuuuu! ¡Auuuuuuuu! aullaba como un lobo Esteban, un niño de 7 años, que disfrutaba de sus vacaciones en casa de su abuela, para Él era divertido estar allí no solo por su familia que lo llenaban de mimos y caricias, sino también por los niños del vecindario, eran de la misma edad, cada mañana Esteban salía a la ventana y los llamaba como un lobo ¡Auuuuuuu! ¡Auuuuuuu! y ellos respondían de igual manera, eran cuatro pequeños niños: Pablo, Daniel, Juan Carlos y Esteban, llamaban a su grupo la manada tan diferentes en sus personalidades pero tan similares en sus gustos hacia el juego y lo más importante  los unía la amistad, el respeto y el deseo de compartir, tiempo que aprovechaban al máximo pues sabían que cuando las vacaciones terminaban sólo se podrían ver al año siguiente con Esteban.

El juego preferido de los niños eran las canicas, sus bolsillos siempre estaban atiborrados de hermosas esferas de todos los colores, las más valoradas por ellos eran las de un solo color rojas, amarillas, verdes, y azules, y la reina de las canicas eran los bolonchos, jugaban con otros niños diferentes a su manada y apostaban más canicas, eran los campeones de la cuadra, las canicas lograban alejarlos de las pantallas y video juegos pues para ellos era más importante compartir y tener vivencias las cuáles acumulaban cada año.  Esteban disfrutaba disfrazarse así no fuera día de Hallowen dentro del grupo era el niño más fantasioso, creativo e imaginativo, Pablo se caracterizaba por ser el más fuerte físicamente del grupo pues su contextura gruesa lo hacía volverse el protector de sus amigos, Juan Carlos era el niño del grupo que se caracterizaba por su inteligencia y largos silencios, y Daniel el más simpático y chistoso del grupo, siempre les sacaba a todos una carcajada, se sentían completos.

Para Esteban el mes de Diciembre era uno de sus preferidos pues sabía que viviría muchas y divertidas aventuras en la casa de su abuela allí cada día tenían un escenario y juegos diferentes desde armar carpas y hacer el camping dentro de la casa, disfrazarse de safari, dormir en la carpa con sus amigos, armar una miniteca donde bailaban y cantaban a todo pulmón su música preferida, prendían y apagaban los suiches de la luz de la sala y el comedor para improvisar luces o en ocasiones los tíos de Esteban envolvían los bombillos con papel de seda de diferentes colores,  también tenían en la sala y el comedor una gran pista de carros, la armaban con piedritas de la calle, ese recorrido se ponía interesante y entretenido para ellos pues lo más valioso es que se tenían como amigos, jugaban gallina ciega, escondidijo incluían toda la casa desde las habitaciones hasta el baño pero no tenían permitido entrar a la cocina ya que la abuela les decía que era para ellos un riesgo, la puerta de la casa la escogían como la zona segura donde podían “cuclillarse” y  acostumbraban a decir “1,2,3 por mi” de esta forma quedaban seguros, jugaban a hacer burbujas jabonosos, bombas llenas de agua las cuáles se tiraban en la calle quedando empapados de agua, toda la casa se veía llena de juguetes armotodo, rompecabezas, carros, plastilinas, crayolas, temperas, las paredes tenían pegados pliegos de cartulinas convirtiendo la casa en una galería de arte, en un garaje de bicicletas, en la zona de ponchados o el punto de encuentro para los paseos con sus amigos en la piscina, cine, río o caminatas ecológicas.

Así pasaron los años y lentamente cada uno de ellos fue creciendo y sus padres se fueron yendo el primero en irse de la cuadra fue Pablo quien se fue con su madre a vivir a otro país, luego la familia de Daniel se pasaron de barrio y sólo quedaban Juan Carlos y Esteban, se divertían y hacían compañía en la vacaciones de Esteban pero extrañaban la manada completa, la grata compañía de sus dos amigos, cuando Esteban cumplió 12 años su familia se fue a vivir fuera del País y Juan Carlos su familia con los años se fue del barrio, quedando en el recuerdo de Esteban los amigos más fantásticos y maravillosos de su infancia, siempre que ve unas canica recuerda con agrado y amor a sus amigos la manada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s