Enseñar gratitud a nuestros hijos

La gratitud no se enseña simplemente haciendo actividades, diciéndole a nuestros hijos que sean agradecidos o diciéndole a los chicos que no se olviden de decir muchas gracias. Este es el primer paso, pero la gratitud es un atributo maravilloso que puede hacer una diferencia enorme en la vida desde la infancia hasta la adultez. Existen diversos estudios hechos sobre los beneficios de la gratitud coinciden en que tener una actitud de agradecimiento en la vida ayuda a la gente a ser más feliz. Las personas que son genuinamente agradecidas tienen mejores relaciones de amistad y de pareja, son más tranquilas, más positivas y viven mejor.

Recuerda lo bien que te sientes cada vez que estás agradecido e imagina una vida para tus hijos en la que ese atributo sea la guía de sus acciones. Imagina a tus hijos estando felices porque sus amigos ganaron una competencia o porque su hermano logró calificar para el equipo de natación. La gratitud no se enseña de un día para el otro y no es lo mismo saber decir gracias que ser una persona agradecida, esto es algo que toma tiempo, inclusive como adultos debemos reconocer que en ocasiones nosotros mismos no somos agradecidos o no agradecemos lo suficiente, pero cuanto antes comencemos a enseñarle a los niños la importancia de la gratitud, y darles ejemplos de cómo ser agradecidos, más oportunidades tendrán de recibir los beneficios que trae consigo la gratitud.

Es importante para la salud emocional de los niños que ellos aprendan a reconocer sus sentimientos y a expresar lo que les pasa. Que entiendan que si están enojados, está bien enojarse y expresar el enojo, pero que hay maneras de hacerlo. También así aprenderán a saber qué es sentirse agradecido. Una forma de jugar es que le pidas a los niños que busquen fotografías en revistas que reflejen diferentes emociones. Pídeles que peguen las imágenes en las páginas de un libro que puedes hacer doblando hojas por la mitad y engachándolas. También ellos pueden querer dibujar sus propias imágenes reflejando emociones específicas. Ellos deben aprender a conocerse para que puedan expresarse de manera correcta en el mundo, en este caso deben reconocer como se sienten para poder expresar y conocer lo que es el agradecimiento.

No es un proceso fácil, pero es uno necesario para que nuestros hijos logren desarrollarse emocionalmente y que expresen gratitud en su día a día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s