Pautas de crianza en Japón

En Japón se utiliza un enfoque único en la crianza de sus hijos, ya que dan a los niños un cuidado comparándolos con una planta que requiere de nutrición, entrenamiento y poda para que crezca adecuadamente. El momento del desarrollo de ciertas habilidades en los niños, depende de la importancia que la cultura pone en esa habilidad. Por lo tanto, en Japón, donde cosas como la empatía y la restricción de la exhibición de las emociones se valoran, se puede esperar que los niños desarrollen estas costumbres desde temprana edad.

Las técnicas japonesas de crianza de los hijos se basan fundamentalmente en las nociones de la dependencia de los hijos con la madre. Desde el nacimiento, las madres establecen un vínculo íntimo con sus bebés y continúan reforzando esa conexión durante toda la infancia. los padres japoneses tradicionalmente manejan las tareas y responsabilidades de los niños (vestirse, bañarse, hacer la mesa, etc) incluso en la adolescencia. Opuesto a enseñar a los niños a ser autónomos e independientes. El desarrollo de esta cercanía extrema es preferible a la modelización, la negociación y las técnicas disciplinarias cuando se trata de criar a los niños con valores sociales y morales en Japón. Es tradición para las madres japonesas confiar en el vínculo íntimo que han establecido con sus hijos en lugar de castigo u otros métodos enérgicos para persuadir y obligar a los niños a comportarse adecuadamente.

Las madres japonesas determinan la educación, pasatiempos e incluso las trayectorias profesionales que sus hijos desarrollarán y perseguirán. A partir de esa técnica de crianza, los niños japoneses aprenden a obedecer diligentemente y depender de la orientación y dirección de sus padres. El papel de mamá es ser extremadamente cuidadoso y selectivo al tomar decisiones exclusivas sobre dónde van los niños, qué van a comer, a qué actividades se dedican y qué van a usar.

Considerar cómo las propias acciones impactan en otros es crucial para mantener una de las cosas más valiosas en Japón: la armonía de grupo. Esto hace que la empatía sea el núcleo de la cultura japonesa, y para ninguna sorpresa, el núcleo de la crianza japonesa. Mientras que los padres occidentales suelen exigir el cumplimiento de sus hijos (por ejemplo, mediante el uso de órdenes verbales y el castigo), las madres japonesas son conocidas por enseñar constantemente a sus hijos cómo sus acciones afectan los sentimientos de los demás, o incluso los sentimientos de los animales u objetos. Los niños japoneses desde temprana edad, empiezan a absorber la importancia de considerar a los demás antes de actuar.

Photo by Satoshi Hirayama on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s