Pautas de crianza en Inglaterra

Mediante nuestra investigación hemos encontrado unas particularidades en Europa en cuanto a la crianza de los hijos, una forma de educar a los hijos, esta se conoce como crianza intensiva y crianza positiva. Se presenta mucho en Europa y en especial en Reino Unido, hoy vamos a hablar un poco de estas y como funciona y en que ayuda a los hijos. Cuando se trata de criar a un hijo, los padres se enfrentan al dilema de cuánta disciplina es necesaria y cuándo esta se puede volver excesiva y, como consecuencia, contraproducente.

Pero existe también un modelo diferente  una especie de punto intermedio entre ambos: la «parentalidad positiva», también denominada crianza positiva. Esta rechaza tanto el castigo como la permisividad, y aboga por que el niño tenga cierto grado de autonomía y participe en la toma de algunas decisiones, siempre teniendo en cuenta qué es lo adecuado para su edad y cuál es el contexto familiar.

Según este enfoque, el adulto sigue siendo el responsable, pero en su trato hacia el menor hay más comunicación, respeto y aprecio por los sentimientos de este, incluso cuando le dice que no. Es el punto en que le damos un grado mas de libertad a los hijos, dándoles a conocer un buen camino para que vivan su vida sin ser cortantes y de esta manera no hacer creer al hijo que solo por los padres ser adultos, tienen la razón, sino que ellos desde pequeños pueden hacer buenas desiciones por si solos.

La idea también es que golpear o castigar a los niños no les enseñará cómo manejar sus propios sentimientos o comportarse adecuadamente, solo los educará para que tengan miedo de la reacción del adulto. Cuando dejamos de ser cazadores-recolectores y nos convertimos en agricultores, lentamente construimos una cultura de sumisión, control y búsqueda de obediencia desde la infancia, podríamos relacionar esta analogía de la psicologa Maria Tosin con la fuente del conocimiento cuando se trata de criar hijos, mostrar fuerza no es lo que nos va a llevar a tener mas fuerza, sino mostrar nuestra vulnerabilidad y enseñarle a nuestros hijos que nosotros también cometimos errores.

Nuestra vida social y profesional está altamente influenciada por las experiencias de los primeros años. Y un ambiente con bajo estrés y estímulos positivos conduce a un buen desarrollo no solo mental sino también físico. La paternidad respetuosa hará que los niños, cuando crezcan, lo sean también con otros. Es importante para los padres que buscan esta vía intermedia de educar a sus hijos que entiendan que el mal comportamiento de un niño es una forma de comunicación para estos. La mayoría de las veces, no es personal; es decir, el niño no lo hace para molestar al adulto, sino porque no tiene otros recursos emocionales en ese momento.

Photo by Sid Ali on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s