Pautas de crianza en Rusia

Según las estadísticas en Rusia, el porcentaje de familias que viven en un entorno familiar sano ronda el 15%. El resto de familias son disfuncionales y su nivel de felicidad se encuentra por debajo de la media. La culpa la tienen factores como el nivel de implicación del padre o el grado de exigencia impuesto a los hijos, así como el exceso de responsabilidad de la mujer o las expectativas frustradas del matrimonio.

Las mujeres tienen que lidiar con la idea del sacrificio. La mujer rusa está convencida de que forjar la relación es su deber, que tiene que casarse, que toda la responsabilidad sobre los hijos y la pareja recae en ella. Hay que demostrarles que tienen que aspirar a algo propio. Además, las chicas sienten pánico ante la idea de no llegar a casarse. Las normas sociales emplazan a las mujeres a casarse antes de los 30 y a tener hijos antes de los 35

Existen tres modelos de relación: la patriarcal, la materialista y la cooperativa. En el modelo patriarcal cada miembro tiene un rol perfectamente definido. La mujer está obligada a estar guapa, y además tiene que ser útil: tiene que cocinar, limpiar, alimentar a los hijos y parir. El hombre trabaja y colabora en las tareas domésticas. Probablemente este sea el modelo que conviene a las autoridades rusas cuando se refieren a la necesidad de sustentar “los valores tradicionales de la familia”. “No entiendo a qué se refieren. Si rebobinamos 100 años, los valores tradicionales contemplaban pegar a los hijos, castigarles a pasar frío, violar a tu propia mujer. En la Unión Soviética la costumbre era que la mujer cubriera dos turnos: primero iba a trabajar y, después, servía a su marido; y el hombre, por su parte, traía dinero a casa y a las siete de la tarde salía con sus amigos a tomarse unas cervezas. El niño va creciendo y su educación se delega en la escuela.

Tradicionalmente, el padre sigue siendo el principal sostén de la familia y considera la crianza de los hijos, especialmente de los jóvenes, como un “trabajo de mujeres”, incluso si su esposa gana más dinero. Aunque en Rusia el hombre puede tomar un permiso de paternidad de hasta 1,5 años, son pocos los que lo hacen. Los niños en edad escolar deben ser capaces de cuidar de sí mismos: ayudan a limpiar, preparan la cena y cuidan de sus hermanos menores.

A diferencia de otros países en los que se promueve el individualismo, en Rusia se educa a los niños para que se sientan parte de un grupo más amplio. Mientras que en otros países se permite que los niños sean ruidosos y se metan en lugares públicos, en Rusia se pone a prueba a los niños con esta frase: “¡Piensa en lo que dirá la gente!”. Podemos ver que a diferencia de otras culturas esta tiene un estilo mas fuerte sobre la crianza de los niños ya que básicamente están ellos solos a su propia merced, esto no pasa en todas las familias claro esta pero es una de las pautas de crianza que mas se reconocen en este país.

Photo by Vitaly Vlasov on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s