El planeta que le estamos dejando a nuestros hijos

La última Cumbre de las Naciones Unidas sobre la acción climática ha dejado un mensaje claro: nuestro planeta muere a un ritmo cada vez más rápido. De cara a la próxima década, cerca de un millón de especies animales y vegetales se encontrarán en riesgo de extinción, a menos que impulsemos un cambio radical en nuestros hábitos de consumo y modifiquemos nuestra relación con la naturaleza. Así, lo confirmó el mayor informe sobre biodiversidad realizado hasta la fecha.

Un análisis realizado por la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, en el que trabajaron expertos de 50 países durante 3 años, ofrece un pronóstico sombrío sobre el impacto económico y humano en el medio ambiente y en sus casi 8 millones de especies. Según sus resultados, alrededor del 75% de la superficie terrestre del planeta y el 66% de la superficie oceánica están afectadas por la actividad humana.

En la actualidad, se han perdido más del 85% de los humedales que existían hace 300 años, a la vez que cultivamos un 300% más de alimentos que en 1970, en suelos que son mucho menos productivos. Entre 1970 y 2012 el tamaño de la población de especies de vertebrados terrestres salvajes se redujo en un 38% y en un 81% las especies de vertebrados de agua dulce. Asimismo, hoy existe un 70% más de especies invasoras que en 1970 como resultado del cambio climático mientras que el 47% de los mamíferos no voladores y el 23% de las aves amenazadas tienen dificultades para realizar su migración anual por el mismo motivo.

Para 2050 se estima que se reduzca el rendimiento de los cultivos en un 10%, llegando a alcanzar el 50% en algunas regiones. Asimismo, se proyecta que las poblaciones que vivan en terreno seco aumentarán en un 43%, a la vez que se prevé que entre 50 y 700 millones de personas se vean obligadas a emigrar por la degradación de la tierra y el cambio climático. Para esa fecha entre 100 y 300 millones de personas que viven cerca de la costa estarán en peligro por la pérdida o degradación de los ecosistemas litorales. De hecho, para 2050 se estima que desaparezca entre un 38% y 46% de la biodiversidad del planeta.

Greta Thunberg, una activista medioambiental de 16 años que participó en la Cumbre de las Naciones Unidas, dejó bien claro en su intervención cuál es el camino a seguir para detener, o al menos ralentizar, el cambio climático que está afectando a nuestro planeta: poner manos a la obra inmediatamente. En su emocionante discurso, Greta destacó la urgente necesidad de que los distintos gobiernos pongan en marcha políticas medioambientales para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la ONU para 2030 y frenar así algunas de las causas responsables del cambio climático.

Obviamente, no basta con hablarles sobre el tema y motivarlos a emprender acciones para cuidar su entorno, sino que también es importante enseñarles con el ejemplo. Colocar diferentes contenedores en casa para clasificar la basura, reciclar a conciencia, dar una nueva utilidad a objetos en desuso, reducir el consumo de plásticos y textil y apostar por los productos de proximidad son algunas de las acciones que puedes emprender con ayuda de los niños para desarrollar su conciencia ambiental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s