Pautas de crianza en Polonia

En Polonia, el cumplimiento de los derechos del niño es relativamente satisfactorio. No obstante, el país aún debe trabajar en la eliminación de algunos principios y prácticas que contravienen la Convención de los Derechos del Niño. 

En Polonia, aproximadamente uno de cada cuatro niños vive en la pobreza. Apenas existen ayudas económicas gubernamentales para las familias, sobre todo para las que cuentan con recién nacidos. En Polonia, la pobreza está estrechamente ligada al desempleo generalizado que azota al país. La tasa de pobreza infantil es una de las más altas de Europa y afecta principalmente a familias numerosas y monoparentales.

Mientras que los niños que viven en ciertas regiones remotas del país, pertenecientes a las familias más pobres, padecen desnutrición, otros jóvenes de Polonia se enfrentan al problema opuesto. La tasa de obesidad ha experimentado un fuerte crecimiento en las últimas décadas. Actualmente, se ha diagnosticado obesidad a cerca del 20% de la población polaca. Esta enfermedad se debe principalmente a la sobre alimentación o a los malos hábitos alimentarios, y es especialmente preocupante entre los niños. Su salud es más vulnerable que la de los adultos y puede resentirse gravemente con facilidad. La obesidad provoca muchos efectos nocivos en la salud del niño, pudiendo alcanzar niveles muy peligrosos y poner su vida en riesgo.

En Polonia, la discriminación se lleva a cabo por razones de raza, sexo e identidad sexual. Sin embargo, los romaníes aún están lejos de ser completamente aceptados. Son marginados sociales y con frecuencia se convierten en objeto de peligrosos y violentos actos racistas, principalmente los niños.

Los adolescentes homosexuales también son objeto de una fuerte discriminación, incluso por parte de administraciones públicas y algunas autoridades. Se han propuesto numerosas leyes para prohibir la circulación de información sobre la homosexualidad en las escuelas, e incluso para prohibir que los homosexuales ejerzan como docentes. Afortunadamente, ninguna de estas leyes ha sido aprobada, aunque son el triste reflejo del rechazo de la sociedad polaca a aceptar todos los tipos de orientación sexual.

En Polonia, la opinión del niño es ignorada por sistema. La población está muy arraigada en las ideas tradicionales que abogan por la autoridad paterna absoluta, sin prestar atención a las ideas del niño. Por ello, éstos apenas son escuchados, aun cuando son el tema principal del debate. La leyes y programas que conciernen a la infancia no toman en cuenta sus opiniones, por lo que no se adaptan adecuadamente a sus necesidades.

Photo by Kaboompics .com on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s