Pautas de crianza en Suiza

Suiza sigue siendo un país relativamente conservador en materia de atención a la infancia, y suelen ser las madres las que asumen la mayor parte de las responsabilidades del cuidado de los hijos. No obstante, cada vez hay más mujeres que compaginan vida familiar y laboral.  En Suiza una mujer con empleo tiene derecho a 14 semanas de permiso por maternidad desde el momento del parto, con el 80% del sueldo. No obstante, muchos empleadores ofrecen condiciones más generosas. En Suiza el permiso de paternidad no está regulado a escala nacional, aunque hay numerosas empresas que ofrecen esa opción a sus empleados. 

El tamaño de las familias suizas suele ser pequeño. La tasa de fertilidad se sitúa en torno a los 1,47 hijos por mujer y la edad media en la que una mujer tiene su primer hijo es de 30,9 años. Alrededor de una cuarta parte de los nacimientos tiene lugar fuera del marco del matrimonio. Los hospitales en Suiza suelen recomendar la lactancia materna. El 95% de las madres amamantan a sus hijos, y el 80% continúa haciéndolo hasta los cuatro meses o más. Las empresas tienen la obligación de asegurar a esas madres un espacio donde puedan dar el pecho a sus hijos o extraerse la leche.

En Suiza la mayoría de las madres con hijos pequeños trabaja a tiempo parcial, lo que significa, entre otras cosas, que la oferta de guarderías y otras alternativas para el cuidado de los hijos están diseñadas para mujeres con esas características. Por otra parte, crece también el número de padres que deciden trabajar a tiempo parcial para depender menos de tener que buscar ayuda externa para el cuidado de los hijos, un objetivo importante para muchos suizos. Muchos padres trabajadores cuentan con la ayuda de los abuelos para cuidar a los hijos, pero los extranjeros que llegan a Suiza no suelen disponer de esa opción. Otra opción es encomendar el cuidado de un hijo a una “madre de día”. Estas mujeres suelen ser madres de hijos más mayores, por lo que pueden dedicar tiempo a cuidar a otros niños.

Los niños suelen ir al colegio por la mañana y por la tarde, con una pausa de dos horas para el almuerzo. Generalmente, la escuela cierra al mediodía y los alumnos y maestros vuelven a casa para almorzar. Desde hace unos años y debido al creciente número de familias en las que trabajan ambos padres, hay más escuelas con horario continuo. Las denominadas ‘Tagesschulen’ [escuelas de día, en alemán] ofrecen una comida caliente y cuidado de los niños en las instalaciones escolares mientras la escuela está cerrada.

Photo by Louis on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s