Pautas de crianza en Alemania

Alrededor de 10,5 millones de niños viven en Alemania, lo que representa el 12 por ciento de la población. La mayoría se cría en una familia con padres casados y tiene al menos un hermano o una hermana. Debido a que a menudo ambos padres trabajan, cada vez más niños pequeños son atendidos en guarderías infantiles. Desde 2013, todos los niños a partir de la edad de un año tienen derecho legal a una guardería. Casi 820.000 niños menores de tres años asisten a una guardería, con mucha más frecuencia en los Estados federados del Este que en los del Oeste. A la edad de tres años llega el momento de ir al jardín de infancia, ya que los contactos sociales regulares son importantes para el desarrollo.

La vida seria comienza para los niños en Alemania a los seis años. A esta edad, la mayoría de ellos empiezan la escuela. En el año escolar 2018/19 unos 725.000 alumnos han sido escolarizados. El primer día de escuela es un gran día para todos, celebrado en familia. Cada alumno recibe una mochila escolar, un estuche con lápices y una “Schultüte”, un gran cono lleno de dulces y pequeños regalos. En Alemania la asistencia a la escuela es obligatoria. Todos los niños deben asistir a la escuela durante al menos nueve años. Alemania es un país con una población muy diversa. Esa diversidad también se refleja en las familias. Según el Ministerio Federal de Familia, Tercera Edad, Mujer y Juventud, casi uno de cada tres niños vive hoy en una familia en la que al menos uno de los padres ha inmigrado o tiene una nacionalidad extranjera. Casi 4,1 millones de niños crecen con más de un idioma y cultura.

Los niños tienen derecho a una educación no violenta, consagrada en la Ley Fundamental desde 2000. Además, Alemania ratificó la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño hace casi 30 años. Por lo tanto, el país se ha comprometido a garantizar el bienestar de todos los niños y las niñas y a proteger sus derechos: deben crecer con buenos cuidados y dignidad. Esto también supone respetar sus opiniones y hacer posible la participación en decisiones. En Alemania, se ha debatido durante mucho tiempo sobre la incorporación de los derechos del niño a la Ley Fundamental. Esto va a suceder ahora, el Gobierno alemán lo ha resuelto en el Acuerdo de coalición.

Algunos padres rechazan las vacunas, que no son obligatorias en Alemania. Según la OCDE, el 96 por ciento de los niños están cubiertos por este prodigioso avance de la ciencia, aunque otros estudios sostienen que la cifra es menor. Esta creencia irracional solo funciona si hay suficiente gente vacunada. Sin ir más lejos, gracias a los antivacunas Berlín enfrentó una epidemia de sarampión en 2014.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s